Skip to main content

Resistencia a la Insulina

Resistencia a la Insulina

Cuando su cuerpo aún está produciendo insulina, pero la hormona no está funcionando adecuadamente, se le llama "resistencia a la insulina". Este problema inicia algunos años antes de que la diabetes de tipo 2 se desarrolle, aunque no siempre resulte en la enfermedad o en altos niveles de glucemia. La mayoría de los médicos cree que la resistencia a la insulina es la razón principal por la cual las personas desarrollan diabetes de tipo 2. Se piensa que la condición es causada por sobrepeso almacenado alrededor de la cintura o asociada al síndrome metabólico.

Las personas con exceso de peso alrededor de la cintura tienden a tener la presión arterial elevada y niveles bajos de colesterol bueno (HDL). Este tipo de grasa es muy débil en el almacenamiento de lípidos (grasas), denominados "triglicéridos", que son una fuente de energía. Si no se almacenan estos triglicéridos de forma adecuada, su nivel en la sangre comienza a elevarse. Los altos niveles de grasa en la sangre pueden producir la resistencia de la insulina y su cuerpo necesitará más insulina para mantener un nivel saludable de glucosa.

Asimismo, la diabetes de tipo 2 puede desarrollarse si su páncreas no libera suficiente insulina, lo que hace que el nivel de glucemia se eleve. A medida que su nivel de glucemia aumenta, puede experimentar sed, fatiga y frecuentes visitas al baño. Si es resistente a la insulina, puede ser más propenso a problemas de salud, incluyendo presión arterial alta y colesterol elevado, que son los factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares. Es por esto que las personas con diabetes de tipo 2 son más propensas a desarrollar enfermedades del corazón.

Se puede reducir el riesgo de volverse resistente a la insulina incrementando el nivel de actividad física y reduciendo el sobrepeso. Asegúrese de acudir a su médico o al equipo médico antes de iniciar un nuevo programa de ejercicios.