Skip to main content

Alimentación Saludable para personas con Diabetes

Alimentación Saludable para Diabéticos

La dieta desempeña un papel importante en la gestión de la diabetes, pero escoger la opción correcta y regular las comidas puede parecer un campo minado para un joven. Pero no tiene que ser así. Siguiendo algunas orientaciones sencillas, usted se puede preocupar menos en "romper las reglas" y pensar mejor en las delicias que comerá por la noche. Al fin de cuentas, la comida debe ser divertida.

Alimento

En el pasado, los nutricionistas aconsejaban a las personas con diabetes a seguir una dieta muy estricta en lo que se refiere a la ingestión de carbohidratos. Los alimentos con azúcar se excluían de la dieta. Esto causaba un sentimiento de culpa muy fuerte cuando se rompían las reglas. Por ejemplo, variar una comida o satisfacer las ganas de comer dulces se desincentivaba y era visto por algunas personas como un “pecado”. Pero eso es pasado e inadecuado. No está comprobado que la inclusión de alimentos con cantidades moderadas de azúcar afecte el control de la glucosa.

Es poco probable que cumplir un estándar rígido de comida, con alimentos seleccionados, sea necesario solo a causa de la diabetes, especialmente si está tomando insulina antes de las comidas con inyecciones múltiples o bomba de insulina. Muchas personas con diabetes viven una vida completa y variada, disfrutan de sus alimentos y aún consiguen controlar sus niveles de glucosa de forma eficaz. Cuanto más conocimiento tenga sobre los alimentos con carbohidratos y sus efectos sobre la glucosa, más control usted tendrá sobre la diabetes. Este texto presenta muchos detalles sobre la glucosa y los diferentes alimentos, pero usted aprenderá los aspectos generales de una alimentación saludable con su nutricionista.

Es importante tener cuidado con lo que come, incluso si no tiene diabetes, pero acuérdese que la comida no se debe tratar como un medicamento. Los alimentos deben ser bonitos y deliciosos. Las comidas significan placer, debemos disfrutar y sentirnos satisfechos después de comer. Si se concentra únicamente en los alimentos considerados buenos para usted, excluyendo todo el resto, no encontrará ningún placer en la alimentación. Será mucho más gratificante si puede discutir lo que come con un nutricionista, que le ayudará a elaborar un plan de comidas con base en la rutina y las preferencias que son importantes para su familia.

"¿Qué puedo comer?", "¿Qué debo evitar?", las personas con diagnóstico reciente de diabetes generalmente hacen las mismas preguntas. Normalmente, el comentario tras la primera consulta con un nutricionista es "estoy feliz por descubrir que puedo comer la mayor parte de las cosas que comía antes de tener diabetes". Los consejos de un nutricionista se deben dar a toda la familia desde el comienzo. En un estudio finlandés de niños con diabetes de tipo 1, todos los miembros de la familia aumentaron su consumo de leche descremada, quesos y carnes frías bajas en grasa. También comían más frutas y verduras.

Nutrición

Las personas con diabetes deben excluir el azúcar de la dieta, ¿correcto? Equivocado. Hoy en día, los estudios muestran que quien tiene diabetes puede disfrutar de los alimentos y también vivir una vida saludable y activa. Comer bien puede parecer difícil, pero los alimentos que contienen una cantidad moderada de azúcar son muchas veces aceptables. Saber sobre los alimentos con carbohidratos y cómo afectan la glucosa ayudará a su hijo diabético, pero recuerde siempre que el alimento debe ser sabroso para toda la familia. Un nutricionista puede realizar un plan alimenticio adecuado para su hijo.

Las recomendaciones nutricionales se basan en requisitos válidos para todos los niños y adolescentes sin diabetes. Los niños necesitan duplicar la ingestión energética entre las edades de 6 y 12 años para que crezcan fuertes y saludables. En ese momento, necesitan comer alimentos ricos en energía y proteína. Sin embargo, si no reducen la ingestión energética cuando el crecimiento pare, corren el riesgo de volverse obesos. Además, no existen pruebas científicas para la recomendación de suplementos vitamínicos y minerales.

La absorción de carbohidratos

La glucosa de los alimentos solo se puede absorber por la corriente sanguínea después de pasar por el intestino. Al contrario de lo que se creía, no se puede absorber por el revestimiento de la boca. Para alcanzar el intestino, el alimento debe pasar primero por la menor abertura del estómago, donde el esfínter pilórico (músculo) actúa como "entrada". El esfínter solo permite pasar pedazos muy pequeños.

Los carbohidratos complejos deben separarse primero en azúcares simples antes de ser absorbidos por la corriente sanguínea. La longitud de la cadena de carbohidratos, desde la "división" (quiebre), parece no afectar tanto la absorción como se creía. Los carbohidratos simples son descompuestos por enzimas en el revestimiento del intestino, mientras los más complejos y los almidones son preparados primero por la amilasa, una enzima encontrada en la saliva y en el páncreas.

El almidón de fibras no puede ser descompuesto en carbohidratos en el intestino. Anteriormente, los carbohidratos se dividían en acción rápida y lenta, principalmente en función del tamaño de la molécula. No obstante, es más correcto hablar de alimentos de acción rápida y de acción lenta para evaluar la composición, la cantidad de fibras y de preparación, a fin de determinar el efecto sobre el nivel de glucosa, y no simplemente evaluar la cantidad de azúcar pura. El término "índice glucémico (IG) se usa para describir la forma en que los diferentes alimentos afectan el nivel de glucosa.

De acuerdo con estudios recientes, el contenido de fibra y el tamaño de las partículas parecen ser muy importantes. El almidón de las verduras se separa más lentamente que el almidón del pan. El almidón de la papa se descompone más rápido en glucosa. El almidón de las pastas se separa más lentamente, a pesar de estar hechas a base de harina blanca, que es pobre en fibras. La masticación y el tamaño de las partículas del alimento influyen en la respuesta de la glucosa en la sangre. El puré de papas fabricado industrialmente contiene un polvo fino que se mezcla con líquidos. La glucosa en el puré de papa se absorbe rápidamente, como una solución de glucosa.

Las pastas y el arroz se ingieren en mayor cantidad y se deben digerir antes de poder absorberse. Del mismo modo, una manzana produce un lento aumento de la glucosa en la sangre en comparación con su zumo, que contiene partículas menores y está en forma líquida. Cuando se calientan los alimentos, el almidón se desintegra, volviendo el azúcar más accesible y de digestión más rápida.

Los alimentos industrializados se hacen normalmente en altas temperaturas, lo que les da un efecto rápido en el aumento de la glucosa en la sangre en comparación con los alimentos cocidos en casa. Los alimentos industrializados para bebés y semipreparados (muchas veces utilizados en las escuelas) pueden elevar la glucosa en la sangre, comparados con los alimentos hechos en casa.

Los carbohidratos no digeribles (fibra) no se separan en el intestino y, por consecuencia, no habrá una segregación de glucosa. La cantidad de carbohidratos listados en la etiqueta de los alimentos puede ser engañosa, porque no hace distinción entre los carbohidratos digeribles y los no digeribles. Su nutricionista puede hablarle más al respecto.