Skip to main content

Dieta para personas con Diabetes

Dieta para Diabéticos

La idea de que las personas con diabetes tienen que tener dietas especiales, con alimentos raros y diferentes de las otras personas, no es verdad.

La definición de la dieta de una persona con diabetes es simplemente una alimentación saludable, en cantidades moderadas y en las horas ciertas, no teniendo nada que ver con un régimen restrictivo, como muchos creen. De hecho, la dieta ideal para cualquier persona, común o con diabetes, debe ser rica en nutrientes y pobre de grasas y calorías, teniendo como base el consumo de vegetales, frutas y productos integrales.

Debe tener en mente que la dieta tiene que ser personalizada, de forma tal que responda a sus necesidades particulares y se ajuste a su estilo de vida. El profesional que elabora la dieta tiene que tomar en cuenta lo que usted suele comer y los medicamentos que utiliza.

En términos generales, entre el 50 y el 60% de la dieta de una persona sana debe corresponder a los carbohidratos, entre un 20 y un 30% a las grasas y entre un 10 y un 15% a las proteínas. Pero aquí está la sorpresa. Esa es la composición de la dieta de una persona normal, pero también de una persona con diabetes.

No obstante, los objetivos de la dieta de un paciente con diabetes pueden ser diferentes:

  • Mantener los niveles de la glucosa y colesterol dentro de los valores normales.
  • Mantener un peso saludable.
  • Ingerir la cantidad necesaria de proteínas, carbohidratos, grasas y nutrientes esenciales.
  • En los niños, favorecer su crecimiento.

Con relación a los grupos de alimentos, la idea es consumir solamente el azúcar que cada alimento trae naturalmente y nunca colocar más. Es importante también aprender a reconocer cuáles alimentos contienen mayor porcentaje de azúcar, como, por ejemplo, dulces y postres. De todas las maneras, recuerde que el mercado ofrece opciones de alimentos que normalmente contienen gran cantidad de azúcar, como el chocolate, pero que fueron especialmente modificados para suplir las necesidades de las personas con diabetes.

Un buen consejo es que usted participe de cursos de cocina y pruebe recetas nuevas, agradables al paladar, que le permitan innovar. Muchas personas con diabetes consideran un gran desafío preparar alimentos saludables y creen que perturban a las personas que conviven con ellas, haciendo exigencias sobre los alimentos. Ese pensamiento es equivocado; tener una persona con diabetes en casa puede ser la excusa perfecta para que todos los miembros de la familia hagan una reeducación alimentaria.

Finalmente, recuerde que todos nosotros tenemos puntos débiles y que todo empieza en el mercado; si al hacer las compras se seleccionan solo alimentos saludables, la probabilidad de “pecar” con deseos no planificados ya en casa, cae automáticamente.