Skip to main content

Síntomas de la Diabetes: Autocontrol

Síntomas de la Diabetes: Autocontrol

Pruebas de detección

Las personas con diabetes sufren con las variaciones glucémicas que pueden causar síntomas e inconvenientes. Identificar estos altibajos a tiempo es indispensable para comenzar a tomar actitudes que eviten la aparición de molestias o síntomas de híper o hipoglucemia y complicaciones inmediatas y tardías. Por lo tanto, el autocontrol es muy importante.

Se dice que una persona se automonitorea cuando tiene un aparato especial llamado glucómetro, que mide de forma rápida y sencilla la cantidad de glucosa en la sangre. Se puede hacer esta medición en cualquier momento o en cualquier lugar, ya que es un aparato portátil. El glucómetro funciona con una gota de sangre que el paciente obtiene pinchándose la yema del dedo con una lanceta estéril. Se pone la sangre sobre una tira reactiva, que es posicionada en el glucómetro para que haga la lectura de los niveles de glucemia del paciente.

Hay varias marcas y modelos de glucómetro en el mercado. Algunos son más grandes, otros más pequeños, unos son más pesados y otros más ligeros. Hay los que almacenan los datos en la memoria y otros que permiten el acceso a las aplicaciones informáticas para el análisis de los datos. Hay incluso los que cuentan con software de seguridad que avisa cuando hay algún error de manejo por parte del usuario o en el mantenimiento del sistema. El hecho es que el paciente tiene que elegir la opción más simple y fácil para su uso.

La tendencia es elegir, cada vez más, dispositivos que requieran menor volumen de sangre, que muestren los resultados en menor tiempo, que cuenten con un indicador de hipoglucemia y que permitan el acceso al soporte técnico. El usuario no debe olvidar que el precio de las baterías y de las tiras reactivas también es un factor determinante. Dependiendo de la marca y del modelo, algunos glucómetros pueden ser un poco más precisos que los demás; sin embargo, no se preocupe, porque, en general, todos ofrecen una aproximación bastante exacta a los valores reales.

El primer objetivo para el paciente en el automonitoreo es que se pueda mantener el control de la enfermedad, el estilo de vida y el tratamiento, cambiándolos de acuerdo con los resultados obtenidos en los análisis. Otra meta es ayudar al médico a identificar los momentos del día y de la semana en la que la enfermedad alcanza su punto máximo, para que el profesional pueda hacer algo al respecto. Aunque los valores para cada paciente sean distintos y dependan de un sinfín de factores, en términos generales, los niveles óptimos de la glucemia son:

Momento del día Nivel de glucosa en la sangre
Antes de la comida 70 – 130 mg/Dl
Dos horas después de la comida Menos de 180 mg/dL

El autocontrol de la glucemia puede alertar también sobre situaciones de peligro. Un valor inferior a 40 mg/dl sin ningún síntoma evidente significa que el paciente necesita acudir a su médico inmediatamente. Los valores de glucemia por debajo de 70 mg/dl, asimismo, son señal de alarma, así como los valores persistentemente por encima de 200 mg/dl o superiores a 300 mg/dL.

El registro de las pruebas se puede hacer en papel, de forma limpia y organizada, y se puede acompañar desde un resumen detallado de los alimentos ingeridos, los horarios de las comidas y la hora en que se tomaron los medicamentos. Así pues, permita que el médico haga un análisis más preciso de la situación y que pueda proporcionar una mejor orientación en el proceso de la enfermedad.

Recuerde que está demostrado que las personas con diabetes que monitorean su glucemia tienen un mejor control de la enfermedad que las personas que no lo hacen. Anímese: empiece su autocontrol ahora mismo.